No tiene artículos en su carrito de compras.

Es bueno o es malo que mi pareja me llame “gorda”

Gordas, gorda, gordita, bolita, amor redondito. ¿Te suena alguno de esos epítetos? ¿Tu novio, pareja o esposo te dice así “de cariño”? Si tu respuesta es afirmativa te recomiendo que sigas leyendo este post, pues es necesario que las mujeres aprendamos a ser más audaces en cuanto al trato que nos da el hombre que se supone nos ama. Vamos a partir del hecho de que los apodos entre pareja son de lo más normal e incluso muchos psicólogos coinciden en que llamar con un sobrenombre al ser amado crea una sensación de cercanía, de camaradería y sobre todo de intimidad, porque sabemos que difícilmente va a llamar de la misma forma a otra persona, aunque obviamente hay sus excepciones. Sin embargo, los apodos conyugales son beneficiosos cuando se enfocan en características positivas de la pareja, porque contribuyen a elevar la autoestima. Caso contrario se da cuando optamos por ver lo que para muchos son defectos y los adoptamos como formas de cariño, porque el trasfondo es negativo.

Cuando tu pareja te dice gordita, mi pelotita de carne o cosa parecida, lo que está demostrando es que lo que más resalta de vos ante él es tu sobrepeso, y con decírtelo constantemente solo está logrando herir tu amor propio. ¿Te has preguntado por qué casi nunca nuestras parejas usan apodos que se relacionen con cualidades como la inteligencia o lo trabajadoras que somos? Pues resulta que evitan hacerlo porque muy en el fondo el machismo les impide reconocer que podemos ser más avezadas que ellos en algunos campos. Un aspecto importante que no podemos perder de vista es que no hay que permitir que nos califiquen únicamente por nuestro peso, puesto que, aunque te lo diga de la forma más cariñosa, está ejerciendo un tipo de violencia.

Desgraciadamente, esos apodos en un momento de ira pueden pasar en un santiamén en insultos de esos que calan profundo. La solución empieza por nosotras mismas, en primer lugar, debemos amarnos tal cual somos. No es necesario que dejemos de comer para complacer a nuestra pareja, lo que sí debemos hacer es comer saludable para que nuestro cuerpo esté bien. También es importante que hablemos con él y le digamos que no estamos de acuerdo con ese apodo. No temas, porque cuando el amor es verdadero un tema como este se puede abordar en calma, sin embargo, si estás en una relación nociva y él se niega a conversar con serenidad sobre el asunto, quizás lo mejor sea cortar por lo sano.

 

 

Deje su comentario